Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
El Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología se convierte mañana miércoles, 13 de abril, en anfitrión el proyecto Ciberlandia 2016, una iniciativa didáctica que gira en torno a la robótica, y que pretende fomentar en los jóvenes con edades comprendidas entre los 10 y 18 años vocaciones de carácter científico-tecnológico. Ciberlandia cumple en 2016 su cuarta edición, que se ha venido desarrollando en 42 centros de Gran Canaria y Fuerteventura. Después de más de 60 talleres impartidos a unos 1.200 alumnos, el Elder acoge desde mañana miércoles, 13, hasta el viernes, día 15 de abril, la fase avanzada de estos cursos prácticos, desarrollados por ingenieros y doctores de la ULPGC vinculados al Instituto Universitario de Ciencias y Tecnologías Cibernéticas. En ella participan seis representantes de cada grupo escolar y su profesor. El programa incluye exposiciones de cinco minutos por parte de los centros escolares, una sesión magistral de robótica y tecnología educativa, planteamiento y resolución de retos y un test de evaluación para la selección de centros escolares que acceden a la fase final de la iniciativa (un taller avanzado en el aula y la gran final). Robots para solucionar la falta de luz solar Los alumnos que han alcanzado esta fase avanzada en el Museo han estado trabajando antes en tres etapas de aprendizaje diferentes: una primera de construcción de robots, una segunda de programación y la tercera de resolución de retos. En esta nueva edición, las actividades están dirigidas para que los escolares recreen una idea innovadora y tecnológicamente avanzada desarrollada en la aldea italiana de Viganella, el valle de Rjukan en Noruega y el pueblo austriaco de Rattenberg. Estas tres localidades tienen en común que la luz solar no puede llegar a iluminar sus calles durante meses debido a su orografía. Para solucionarlo se pensó en la construcción de una serie de heliostatos: un dispositivo capaz de rastrear el movimiento del sol. Se utiliza para orientar un espejo, durante el día, con el fin de que éste refleje la luz del sol en una dirección concreta. Cuando se unen varios helióstatos para que trabajen a la vez, la luz que se emite puede generar una gran cantidad de luminosidad y calor orientados hacia un mismo objetivo. Con esta idea de fondo, los escolares construyen sus propios heliostatos robóticos con sensores, motores, unidad de control, cableado, engranes, ejes y piezas de carácter estructural. A continuación estos robots son programados para cumplir con el propósito de iluminar un área de una maqueta de uno de los pueblos. En las fases avanzadas de la iniciativa esta maqueta inicial irá tomando forma con las aportaciones de cada uno de los centros escolares participantes. La historia de Ciberlandia Ciberlandia es fruto del trabajo desarrollado y la experiencia acumulada en robótica en el ámbito universitario durante años. En el año 1.999, profesores de la ULPGC vinculados al IUCTC fueron pioneros en Canarias en introducir los primeros modelos educativos programables de Lego Mindstorms RCX, un producto desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). A partir de ese momento su uso comenzó a extenderse entre diferentes asignaturas impartidas en la Universidad como Biocibernética Computacional o Sistemas Robóticos Móviles. Ciberlandia nace en el año 2012 con el objetivo de acercar la labor investigadora del ámbito universitario y los beneficios de la robótica educativa a otros sectores de la sociedad. Desde entonces, más de 1.800 jóvenes han podido participar en la experiencia en el transcurso de las diferentes ediciones ya celebradas. En un nuevo esfuerzo para seguir trasladando e inculcando en los más jóvenes la cultura del esfuerzo, la ciencia y el progreso, nuevas entidades se han sumado a la iniciativa, permitiendo que en esta 4a edición puedan disfrutar de la experiencia otros 1.200 participantes. Esta nueva edición de Ciberlandia es un proyecto impulsado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y el Ministerio de Economía y Competitividad, el Cabildo de Gran Canaria (a través de la Consejería de Desarrollo Económico, Energía e I+D+i y la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria), el Cabildo de Fuerteventura, el Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la propia ULPGC a través del Instituto de Ciencias y Tecnologías Cibernéticas, el Vicerrectorado de Investigación, Desarrollo e Innovación, la Escuela de Ingeniería Informática y el Departamento de Informática y Sistemas. Además, también colaboran el Gobierno de Canarias (por medio de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa), el Parque Tecnológico de Fuerteventura, el recinto Ferial de Canarias (Infecar) y el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología. El Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología es un centro adscrito a la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias. Su horario de apertura habitual es de 10:00 a 20:00 horas (lunes cerrado).

Login Form